28.4.07

Preguntas sobre viajes galácticos y seres extraños



En el post anterior imaginaba cómo debia ser un viaje a través de los mundos del Sistema Solar, como lo hacen las sondas espaciales actuales. Ahora daré un paso más: ¿cómo podría ser un trayecto entre las estrellas, o mejor aún, de una galaxia a otra?

Ante todo hay que señalar que un viaje de tales características estará vetado, al menos, durante los próximos cien años (quizá mil o más, en el segundo caso, o tal vez no llegue a realizarse jamás). Pero obviemos esto, y supongamos que adquirimos la tecnología (y, también, una psicología nueva para afrontarlos) necesaria para ellos, o mejor aún, supongamos que somos una civilización extraterrestre. ¿Qué sentiríamos al mirar a través de nuestro ojo de buey?

Inmensidad, vacío, vértigo, sí. ¿Los astros se nos aproximarían y desaparecerían con rapidez casi instantánea? No. Al menos, no si viajáramos con los medios tecnológicos a nuestro alcance; pero con otras formas de transporte más sofisticadas, quién sabe; quizá las películas de ciencia-ficción no andan tan desencaminadas sobre cómo debe ser un paseo por la Vía Láctea. No es útil entrar en detalles técnicos sobre ello; sólo estamos imaginando, así que tomémonos ciertas libertades.

Supongamos que partimos de nuestro planeta (sea la Tierra o cualquier otro, no importa). El espacio galáctico es enormemente vasto: podríamos pasarnos vidas enteras recorriéndolo sin tropezar jamás con una estrella; éstas son, en efectos, como diminutas motas de tierra entre un océano gigantesco. Guiándonos por medio de la tecnología, podríamos atravesar nuestro sistema solar, salir al espacio interplanetario, dejar atrás estrellas ignotas y aparecer ante nuestros ojos otras nunca vistas, escapar del plano galáctico y echar un vistazo a nuestra galaxia desde el exterior, como vemos nosotros a otras islas de estrellas similares (es el caso de NGC 1365, mostrada arriba).

¿Puede que nuestra galaxia esté dividida y organizada en cuadrantes, sectores, parcelas o distritos tal y como han imaginado los escritores de ciencia-ficción? Es posible. ¿Cuál sería la política, no ya de un mundo, de un sistema solar, sino de toda una galaxia? ¿Cómo podría lograrse una paz perpetua o duradera entre los innumerables planetas y civilizaciones que, a buen seguro, deben llenar el Cosmos? ¿Habrá una especie de gobierno galáctico encargado de preservar la estabilidad en el espacio y el tiempo?

¿Podemos imaginarnos cuáles serían, por otra parte, sus modos de pensamiento, de existencia? Quizá dispongan de sistemas mentales tan avanzados que sus acciones no tengan ninguna realidad física para nosotros, o que sea tan sutil que carezcamos de la capacidad sensorial para detectarlos. ¿Tendrán religiones, músicas, vivirán de acuerdo a reglas morales, o esto último es patrimonio excluivo de la Humanidad?

De existir, ¿habrá un catálogo estelar de cuántos astros disponen de planetas con vida a su alrededor y en cuyo seno existirán seres inteligentes, como en el relato corto "Asnos estúpidos", de Asimov? ¿Estaremos a punto de entrar en él, nosotros? ¿Lo habremos hecho ya, o jamás tendremos ese privilegio por no responder a patrones de "humanidad" entre nosotros, por mostrarnos con nuestros hermanos agresivos, viles y despreciables, según podrían ver a diario los ojos de seres verdaderamente evolucionados?

¿Hay que imaginar que ya saben de nosotros? ¿O, por el contrario, los trayectos entre estrellas son dificiles de realizar incluso para ellos? Quizá la evolución física y mental pueda ser más rápida que la tecnológica, llegados a un cierto límite, más allá del cual todo avance es lento y progresivo. ¿Son viables, en fin, los viajes entre las estrellas?

Imagino que sí; deben serlo. Ahí fuera existen miles de millones de planetas, con toda seguridad. En unos la vida ha echado raíces, y en bastantes cabe que la evolución haya traído a ellos la inteligencia y consciencia. Es lógico que haya mundos donde la vida esté menos evolucionada, pero por la misma regla puede haberlos con un desarrollo mucho mayor. Y en ellos, tal vez, se consiga algún día la chispa de ingenio necesario para derrotar las barreras de la relatividad y hacer de los viajes entre estrellas distantes un quehacer cotidiano.

Hace cuatrocientos años un viaje en barco desde España al Nuevo Mundo empleaba varios meses; hoy lo hacemos en unas horas. Cierto que hablamos de un contexto espacio-temporal completamente distinto, y que los impedimentos de la física establecen limitaciones muy importantes que no se presentaban entonces, pero lo que cuenta es que en esos siglos pretéritos contemplábamos un viaje de miles de kilómetros en pocas horas como un imposible. ¿Por qué no podemos soñar en que las dificultades que vemos ahora de un viaje entre las estrellas serán resueltos algún día?

Hace falta ir allí, entrar en contacto profundo con el Cosmos. Lo estamos haciendo en la Tierra, o aventurándonos a salir fuera de su epidermis, en el caso de algunos afortunados (y ricos) humanos, pero ése es un contacto superficial. Hay que penetrar en el vacío y descubrir lo que allí nos espera. Necesitamos conocer lo inimaginable, y descubrir el rostro verdadero del Universo. Quizá este siglo, que ya ha recorrido casi una década, nos ofrezca la clave para conseguirlo.

6 comentarios:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Me da, no sé por qué, que estamos más solos que la una.

elHermitaño dijo...

Cachis, Francisco, qué optimismo... :)

No, es (casi) matemáticamente imposible. Cuenta: miles de millones de galaxias, cada una con miles de millones de estrellas, y en cada una, por término medio, pongamos un par de planetas: sólo por puro azar debe haber algún mundo parecido en condiciones a la Tierra.

Y allí, pues, es posible que la vida haya arraigado, porque la puñetera echa raíces dónde y cuándo puede (lo comprobamos aquí en cualquier parte).

Sólo cabe esperar. Existen. Cómo y cuándo daremos con ellos, eso es otra historia...

Gracias y un saludo.

Tazend dijo...

Obvio que no estamos solos!!! :)

Sólo que tal vez nacimos en la época incorrecta. En fin. Daría con gusto millones que no tengo por el aproximamiento superficial.

Saludos, me gusta tu blog.

elHermitaño dijo...

Saludos, tazend, sé bienvenido;

He visto que también eres un fan del Cosmos, y que anhelas un viaje al espacio. ¿Tu crees que los millonarios de hoy creían que lo serían cuando eran unos mozalbetes? Probablemente no, así que no pierdas la esperanza. Además, puede que tal viaje, dentro de unos treinta años, sea igual de barato que ir hoy a Hawai.

No es un imposible, sólo es cuestión de paciencia, tu hora llegará... .

Saludos y gracias por el comentario.

A S T R O dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
A S T R O dijo...

Es muy dificil sin ayuda de inteligencias extraterrestres tratar de encontrar un lugar seguro para vivir ya que si no fuera por la masa de las estrellas y el polvo cosmico no veriamos a la masa oscura que se traga todo y hace girar a las galaxias por su gravedad la masa oscura es indetectable cuando no hay algun tipo de materia o luz que la bordee
por eso digo que el universo es un campo minado y en donde si pisamos mal no explotaremos si no que seremos absorvidos y comprimidos esto es algo cruel pero es real el centro de nuestra via lactea devora el equivalente de 600 tierras por minuto ....solo nos queda buscar vida y contacto en nuestra propia galaxia y ver si hay esperanza de salvacion....despues que nuestro sol termine su ciclo o andromeda choque con nosotros...saludos